[
Las Enseñanzas de Buddha

Hinayana, Mahayana y Vajrayana

«Hace dos dosmilquinientos, gracias a la experiencia de la meditación, Buddha Shakyamuni penetró la esencia de la mente. Por la contemplación directa realizó su naturaleza profunda y alcanzó «el Despertar». Esta fue su experiencia vital. Habiendo así descubierto la realidad de lo que somos, enuncia su enseñanza y ofrece un camino para acceder a la experiencia que había realizado. Esta enseñanza se llama «Dharma de Buddha», la enseñanza de Buddha.

Es un conocimiento experiencial que nos enseña a reconocer nuestra naturaleza fundamental y libre de la esclavitud a las ilusiones, a las pasiones y a los pensamientos. Permite descubrir la verdadera felicidad, durante la vida, en el momento de la muerte y en las existencias posteriores, hasta el despertar espiritual ultimo que es el estado de Buddha. Desarrolla la sabiduría y la compasión universal.»

Extracto de una Enseñanza del Muy Venerable Kalu Rimpoché.


Las divisiones de las Enseñanzas de Buddha:

Las divisiones de la Enseñanza de Buddha, igualmente nombrados «vehículos», son tradicionalmente tres:

· Pequeño Vehículo (Hinayana),

· Gran Vehículo (Mahayana),

· Vehículo del Vajra (Vajrayana).

Pero igualmente es de uso, entre los maestros tibetanos, escindir el Hinayana en dos corrientes:

· El Vehículo de los oyentes (Sravakayana),

· El Vehículo de los Buddha’s solitarios (Pratyekabuddhayana).

Por otro lado, mientras que el resultado del Hinayana permanece retirado con respeto a aquel del Mahayana, aquellos del Vajrayana y del Mahayana son idénticos. Sólo se distinguen en los métodos que permiten lograrlos. Por estas razones una otra posible presentación de los tres caminos enseñados por el Buddha es: El Vehículo de los Oyentes, El Vehículo de los Buddha’s Solitarios y El Vehículo de los Bodhisattvas (Mahayana + Vajrayana).

Encaja en una estructura piramidal, el Hinayana-base, el Mahayana-cuerpo y el Vajrayana-cumbre, estos vehículos se articulan alrededor de los tres grandes cuerpos de la Enseñanza de Buddha Shakyamuni: «Los Tres Ciclos», compuestos de instrucciones todas transmitidas en su vida pero en épocas, en lugares y para oyentes particulares.

Las principales diferencias entre estos tres caminos espirituales residen en los objetivos y en los métodos.

El Hinayana, El Pequeño Vehículo.

El practicante del Hinayana se apoya principalmente en el Primer Ciclo, aquel de las Cuatro Nobles Verdades:

– la Noble Verdad de la existencia del sufrimiento,

– la Noble Verdad del origen del sufrimiento,

– la Noble Verdad de la cesación del sufrimiento,

– la Noble Verdad del camino de la liberación del sufrimiento.

Aspira, para sí solo, a romper las cadenas del renacimiento en la existencia cíclica. Y para ello sigue las instrucciones del 4ª Noble Verdad, aquella de la exposición del camino espiritual conducente a la extinción de los tormentos. Desarrolla así las grandes virtudes de la renuncia, de la atención, de la disciplina ética y de la comprensión parcial de la naturaleza profunda de los fenómenos.

El Mahayana, El Gran Vehículo.

El practicante del Mahayana, mientras que acepta el primer Ciclo de las Enseñanzas de Buddha, sigue igualmente los otros dos: El Ciclo de la Ausencia de Características y El Ciclo de la Excelente Discriminación. Su plan último es ayudar a todos los seres vivos a acceder al perfecto estado de Buddha. Este estado de la mente es nombrado así: Bodhicitta o Mente del despertar. Para dar una peso real a este compromiso el practicante del Mahayana se emplea en desarrollar las perfecciones necesarias en el camino: generosidad, ética, paciencia, perseverancia, concentración y sabiduría. La sabiduría, la Perfección de la Comprensión Última o Prajanaparamita, abre el camino a la naturaleza profunda de los fenómenos, la vacuidad. Es así en la unión Bodhicitta-Vacuidad que se desarrolla la gloria del Estado Despierto.

El Vajrayana, el Vehículo del Diamante o camino tántrico.

Con el Vajrayana el practicante tiene una perspectiva absolutamente singular: asumiendo las virtudes de la renuncia y de la disciplina ética del Hinayana, atento en hacer madurar en si las múltiples facetas de la Bodhicitta, el corazón del Mahayana, va en otro nivel utilizando los medios hábiles que lo ponen en contacto directo con, no las causas de un despertar por venir, sino desde el principio con el fruto del despertar ya presente y su representación arquetipal, la divinidad meditacional o Yidam y los protectores Tchökyong. Ayudados en esto por las instrucciones especificas del los Maestros espirituales los cuales, indispensables en este contexto, hacen confrontar el practicante y la naturaleza ya despierta de él mismo.

El Hinayana, el Mahayana y el Vajrayana son respectivamente, la base de la Iluminación, el camino que conduce a la Iluminación y el despertar de un resultado. Es en este contexto que en Kagyu Dzong, Dashang Vajradhara Ling y Drayang Gyatso Ling podemos estudiar, reflexionar y meditar.

Para el ejercicio de las practicas espirituales especificadas por el Vajrayana, o camino del tantra enseñado por el Buddha, se requieren tres condiciones: la recepción de la iniciación de un Yidam, el permiso para utilizar el texto que sirve de soporte para la meditación de este Yidam y finalmente las instrucciones para llevar a cabo esta meditación.

Los comentarios están cerrados.

    Drayang Gyatso Ling (oceà del so melodiós)

    Associación de música i cants de mantres Camí ral – 139, Montgat nord (Maresme)
    www.drayanggyatsoling.org / e-mail: drayang.gyatso.ling@gmail.com

    Facebook: Drayangling Cants de mantres / Tel. 657 405 111.
    Rabsel: descarregar


ñ